BigForum

domingo, enero 30, 2005

Soy Regionalista

Ya, lo dije. Lo reconozco públicamente. Aunque quienes son mis amigos y me conocen ya lo sabían, o por lo menos lo sospechaban. Soy Regionalista. Soy Costeña y Guayaca a morir, y quiero que mi región sobresalga por sobre las demás. No tengo absolutamente nada en contra de las otras regiones, no les deseo mal; sólo que amo muchísimo a ésta mi Patria chica.

Ahora bien, no nos vayamos a extremos. No quiero que el Ecuador se desintegre. No soy de las que piensa que el futuro está en el “Guayaquil Independiente”; pero sí opino que el regionalismo en el país existe, que es una realidad innegable, y que decir lo contrario es querer tapar el sol con un dedo. Las diferencias entre nosotros están ahí, a la vista de todos. Costeños y Serranos somos diferentes en muchísimas cosas: hablamos distinto, vemos las cosas desde distinto ángulo, generalmente tenemos tendencias políticas opuestas, nos comportamos distinto, y, tal como las tendencias políticas, nuestra manera de ver la economía también es distinta. Es innegable también que tenemos muchas cosas que nos unen (la bronca contra las injusticias, por ejemplo), pero generalmente nuestra manera de ver la solución a los problemas comunes, pues, son distintas.

Sé que recibiré mucho fuego por la afirmación que acabo de hacer. Tal vez algunos se animen a decírmelo en la cajita. Pero también es cierto que el primer paso para trabajar de manera positiva por un bien común es, bueno, reconocer una realidad, que en mi caso y en el de muchos, existe. Y, ¿que tal si es eso, precisamente, lo que le falta a éste país nuestro para salir adelante? Reconocer que el hecho existe, y en vez de que sea lo que nos separa, convertirlo más bien en el catalizador de nuestro progreso. Yo quiero que mi Patria chica sobresalga, y así lo querrán otros también en Sierra y Oriente. Competencia sana por ser en cada región cada vez mejores, sin menoscabar injustamente a las demás. Ese deseo de sobresalir, ese bichito competitivo puede canalizarse de manera correcta y positiva. Si comenzamos a competir sanamente entre regiones, creo firmemente que el fin inevitable será el engrandecimiento de nuestra Patria grande, el Ecuador.

|

jueves, enero 27, 2005

¡Si fui! ¡Ahí estuve!

Llegué tarde, pero estuve. Hice acto de presencia en la Marcha Blanca. Caminé más de 10 cuadras hasta llegar hasta donde me lo permitió la multitud, que fue hasta las afueras del Gran Pasaje y del Hampton Inn, a unos 300 metros del Malecón. Lo hice ya alrededor de las 16:20, pero igual, lo importante era estar.
Ayer éste gran pueblo guayaco dió una tremenda lección de civismo. A pesar de que el Alcalde logró convocar decenas de miles de personas, todo se mantuvo en absoluta calma. La gente bailaba en la calle, agitando sus banderitas celeste y blanco. Jóvenes, viejos, con paso firme o con bastón, la gente acudió a hacer acto de presencia y decirle al régimen que no tenemos miedo de reclamar lo que por justicia nos corresponde; que no vamos a tolerar que se pisotee la Constitución y la dignidad del País.
Entre las consignas escuchadas: "Esto no es pagado, Nebot se lo ha ganado" y "Esto no es pagado, el pueblo está cabreado"
Le pasamos la posta a Quito, con su marcha del 3 de Febrero, ¡métanle ñeque quiteños!

|

lunes, enero 24, 2005

Sobre marchas y protestas

Toda protesta hecha con base y fundamento, es válida. La actitud gubernamental de franco y abierto desafío a Guayaquil no puede pasar por alto. Sistemáticamente, el régimen ha venido menoscabando las iniciativas guayaquileñas. ¿Se debe ésto al antagonismo que mantiene con el partido al que se pertenece su Alcalde? No lo creo. Creo que al presidente (minúscula intencional) le están aflorando viejos resentimientos regionalistas. Atreverse, como se atrevió la semana pasada a decir que los guayacos marcharemos "porque nos han pagado", es temerario por decir lo menos, y habla claramente de la manera cómo operan él y sus secuaces: dime qué sospechas y te diré quién eres. Demostrémosles que los guayacos no estamos pintados en las paredes, y que hacemos oír nuestra voz de protesta cuando es necesario. Por razones que no cabe mencionar aquí, no podré asistir a la Marcha Blanca; aunque simbólicamente me uniré en espíritu, viniendo ese día a trabajar vestida de blanco.

Apoyemos la protesta, ya sea en las calles marchando, en nuestros blogs escribiendo, o vistiendo de blanco éste día miércoles. Basta ya de corrupción. Basta ya de abusos. Basta ya de que se pisotee la Constitución y la dignidad del País a diestra y siniestra. Les pongo algunos enlaces de opiniones y editoriales sobre el tema; si es que no los han leído ya, háganlo. Vale la pena.

¡A hacer oír nuestra voz Guayaquileños!

Editorial de Guayaquil Protesta

Opinión de Pedro J. Valverde Rubira, Exigimos Respeto

Nicolás Romero Ordeñana, Guayaquil por la Patria

Marcha Cívica ¡Por Guayaquil!, de Antonio Kure

Actitudes y Decisiones, Editorial de Diario El Telégrafo

Con ésto, nos unimos a la protesta junto a los blogs: Efecto Drago, FoxCorp, El Ecuador de Hoy, WR276 y El Manaba

|

I feel good!

En el medio del caos de marchas blancas, chocolate, contramarchas y demás, pues sí, me siento requetebién. Dicen que los logros a nivel personal son más satisfactorios, pero hoy discrepo. Anoté un golazo profesional y me siento de maravillas, en la cima del mundo. No me representa un ascenso ni un aumento, sólo la tremenda satisfacción de que semanas enteras de intensísimo trabajo, noches de insomnio y fines de semana lejos de mi familia, no fueron en vano. Mi "bebé" hizo su entrada al mundo, y oirán seguramente, muchísimo de él.

Sólo por hoy

I'm the Queen of the World!

|

martes, enero 18, 2005

Respuesta

Me enviaron la respuesta a ese otro correo masivo que circuló hace poco, y que provocó referencias en un par de blogs. Me gustó. Se las dejo para que la lean (si es que no la han recibido ya por mail).


"Algunos pensarán que es Estados Unidos sí funciona lo de los dispensadores de periódicos, que en Europa la gente sí declara impuestos con pulcritud y que en Japón nadie trampea por una licencia de conducir. Y es cierto. A ellos sí les funciona "esa parte" de la sociedad, pero son recontra esclavos del consumismo (los gringos), de los libertinajes sexuales y de drogas (los europeos) o del trabajo (los japoneses). Y podríamos enumerar muchas otras lacras sociales del primer mundo. Al final son distintas taras de una misma humanidad enferma de posmodernidad, deslumbrada por el high tech, desdichada por la arrogancia de sentirse en el pináculo de la historia sin recordar que hace 26 siglos que murió Buda, hace 23 siglos que murió Platón y que hace 5 siglos que murió Leonardo, y todavía no hay quien los reemplace.
La queja es la condición del esclavo, el hombre libre propone, sentencia el filósofo contemporáneo Jorge Ángel Livraga. Muy preciso. Y lo que tenemos ante nosotros en nuestro entorno latinoamericano pobre, ignorante y corrupto es una oportunidad. Nuestros países han estado siempre en crisis económica, cultural o de valores: en los años '50 éramos un país próspero, pero con una tasa de analfabetismo de 23%. Hoy somos un país estancado, pero con analfabetismo inferior al 6%. Y el tema de la corrupción viene desde nuestra constitución como nación, es cuestión de revisar la historia desde Juan José Flores, pasando por la venta de la bandera, los fraudes electorales de los años '20 aupados por la banca oligárquica de la época y los escándalos de nuestros días. Así que eso de rasgarse las vestiduras me parece entre ingenuo y melodramático.
Nacer en el tercer mundo latinoamericano es, desde la óptica de un hombre libre, una hermosa oportunidad de vida: no tenemos la miseria masiva y lacerante del tercermundo asiático o africano, no sufrimos los libertinajes de la escasa juventud europea y no vivimos la paranoia ni la arrogancia de gringolandia. Por otra parte habitamos ciudades y países que esperan de manos, cerebros y corazones jóvenes para construir, transformar, evolucionar, no para llorar. A nuestro alrededor hay niños esperando libros, no un arma para ametrallar a sus compañeros de escuela; jóvenes esperando por trabajo, no por cocaína; profesionales esperando créditos para echar a andar sus sueños, no un piso para lanzarse al vacío presos de la depresión laboral.
Este continente está lleno de oportunidades para evolucionar como ser humano. Y toda evolución supone sacrificio. Y todo sacrificio supone convivencia. Convivencia con aquellos que no quieren o no pueden hacer el sacrificio. Pero convivencia, no tolerancia. La vida en sociedad exige la convivencia, aun con los corruptos, pero no la tolerancia.
Así que yo seguiré pagando impuestos y no "comisiones", construyendo valores y no "valores", vendiendo sueños y no mentiras.
Hace 100 años o menos Gran Bretaña sufría a Jack el destripador y Estados Unidos a Al Capone. Ahora parecen vivir en el imperio de la ley. Trabajemos para que en 100 años Ecuador también viva el imperio de la ley, pero sin las psicosis y las obsesiones del actual primer mundo. Tal vez no alcancemos a ver el resultado, pero seremos el puente para lograrlo.
Otra vez recuerdo a Livraga: "no venimos de reyes, pero reyes vendrán de nosotros."

|

viernes, enero 14, 2005

Atentados

Primero fue Leonidas Iza, en ése atentado fue su hijo el herido, casualmente cuando la CONAIE retiraba el apoyo al Gobierno. Luego fue Carlos Muñoz Insua, aquí el que murió fue su chofer. Más tarde Blasco Peñaherrera Jr., cuando como Presidente de la Cámara de Comercio de Quito lideraba las protestas contra la elección inconstitucional de una nueva CSJ. Hace poquísimas semanas, Andrés Roche, quien está a cargo del área de Seguridad del Municipio de Guayaquil....justo cuando había polémica sobre la seguridad privada para la ciudad, antes de eso, el atentado contra los dos guardias privados al sur de la ciudad, cuando la misma polémica llegó a su clímax. Al inicio de ésta semana el atentado fue en el domicilio de Pocho Harb, donde hirieron a un miembro de su seguridad, que casualidad que el Sr. Harb sea miembro de la oposición. Anoche, el objetivo fue el diputado independiente Rodrigo García.

¿Acaso estamos viviendo un terrorismo de estado? ¿Aquél que se atreve a opinar distinto, será amedrentado para callar?
Mis disculpas a los 3 lectores de éste blog. Ultimamente, mi tiempo de webeo, se ha visto reducido al mínimo...a veces toca trabajar :). Ya volveré a la normalidad en unas semanas.

|