BigForum

viernes, abril 29, 2005

Consejos

Hace alrededor de 6 años, una persona a la que respeto mucho, me dió el siguiente consejo: "Jamás des una garantía bancaria a nadie, ni siquiera a un familiar. El sistema financiero en el Ecuador está casi que diseñado para perseguir a quienes caen como deudores, así sean personas que cumplan con sus obligaciones, de alguna manera el sistema se las arregla para que los ingenuos caigan reportados como morosos. Una vez que eso pasa, uno está jodido, es casi imposible salir de ese hoyo". En aquél momento sólo pensé que ésta persona era demasiado egoísta, amarrete, y no le presté demasiada atención. Con el tiempo, ése resultó ser un sano consejo, he visto personas sufrir las consecuencias de caer en los negros hoyos de los nefastos "libros negros" que mantiene el sistema financiero nacional, todas ellas personas honorables, que muchas veces ni sabén porqué constan ahí. Inconscientemente, seguí el consejo y he salvado el pellejo.

¿A uds. les ha pasado algo parecido? ¿Alguien alguna vez les dió un consejo, que en su momento les pareció una "tontería", pero que el tiempo se encargó de alguna manera de darle la razón a esa persona?

|

miércoles, abril 27, 2005

Varios

* Hace poco, a una amiga, de ascendencia italiana le salió una magnífica oportunidad de trabajo en Europa. Como tenía la doble nacionalidad, ecuatoriana e italiana, no tuvo mayores inconvenientes legales, así que armó maletas y se fue. Pocos meses después, conversando con un grupo de amigos, otra amiga en común preguntó por ella, yo le contesté: "Estás atrasada de noticias, ella emigró a Europa, le salió un trabajo muy bueno". Una de las chicas que estaba con el grupo, me miró, e indignada, me recriminó: "No digas que ella emigró, si tú sabes que ella es de buena familia y no tenía necesidad". ¡Vaya! Eso ya me parece el colmo de lo "políticamente correcto". El término indicado en español para designar al acto de una persona que se va, permanentemente, a vivir fuera del país de origen, es emigrar. ¿Desde cuándo se volvió insulto?

* Con todo éste lío que ha habido últimamente con algunas universidades de renombre que no están reconocidas legalmente por el Estado Ecuatoriano, ¿saben Uds. si sus títulos profesionales, si ya los tienen, tienen el respaldo legal del Conesup? Si no lo tienen, pues lamento decirles que, legalmente en el Ecuador, sus años de estudio no tienen sustento legal. Hay títulos concedidos por universidades tan antiguas como la Estatal de Guayaquil, que no aparecen el los listados de ésta entidad. Pueden revisar y salir de la duda aquí.


* El rezago de la Ley Trole II, la contratación laboral por horas, ya está finalmente legalizada, ahora que ya tiene reglamento y que fue publicada en el Registro Oficial del Ecuador. Les extracto parte del texto: "...en la remuneración pactada por cada hora de labor, se entiende que están todos los beneficios que le corresponden al trabajador de conformidad con la ley...incluídos decimotercera y decimo cuarta remuneración, vacaciones, entre otros..", "...el trabajador debe ser obligatoriamente afiliado al IESS,...además no goza de las garantías de estabilidad..."; "...ningún empleador podrá contratar más del 75% de los trabajadores que laboren para la misma empresa, bajo la modalidad de contratación por horas..." ¿Creen que traerá beneficios?

|

lunes, abril 25, 2005

Y ahora, ¿qué?

Tema de post sugerido por Antrax, uno de los lectores y 'opinadores' de éste blog...

Ido el simiócrata® y consumada la sucesión presidencial, ahora ¿qué? Se ha leído mucho por ahí éstos días subsecuentes al levantamiento de Quito. La mayoría de las propuestas sonaban a clamores acalorados por la pasión del momento, solicitudes tales como:


  • "Que se vayan todos": esa era la petición (casi) generalizada en Quito el 20 de Abril; que se vayan todos: Presidente, Vicepresidente, Congreso, todos. ¿Propuesta realista? No. Alguien tiene que tomar las riendas, debe haber sucesión democrática. ¿Quiénes pretendían que nos gobiernen? ¿Una "asamblea popular"? ¿Elegida por quiénes? ¿Designaciones a dedo por parte de los "forajidos"? Eso es absurdo por decir lo menos. En cuanto a los legisladores, los únicos a los que se les debería revocar el mandato son a quienes protagonizaron sucios camisetazos, y a quienes hicieron alarde de su total escasez de escrúpulos (PRE, PRIAN, SP).
  • "Lula, amigo, no le des asilo", seamos realistas, a Lucio había que dejarlo salir de la Embajada brasilera con destino a la tierra de la samba. Aunque nos hubiese gustado, ni las autoridades ecuatorianas o brasileras lo podían entregar a la turba para que lo linchen. Hay imágenes televisivas de vándalos lanzando piedras hacia dentro de la residencia diplomática. Atacar una embajada es considerado como una agresión y acto de guerra hacia el país que la representa. ¿Lucio está acusado formalmente de algo? No, entonces en teoría es un refugiado político y no un delincuente.
  • "No a la firma del TLC", líricamente, suena interesante; en la práctica, sería un suicidio. Ecuador no puede aislarse (ni que fuéramos grandes y poderosos) de la comunidad comercial internacional. El TLC será para el país tan bueno o tan malo como lo sean sus negociadores. Cambiar ahora al equipo negociador es probablemente lo mejor que podemos hacer, las mentes frescas siempre piensan mejor.

En cuanto al tema del post anterior, sobre la participación o no de Guayaquil en la caída de Lucio; la razón más creativa y que podría tener algo de fundamento real en la práctica, me la dió precisamente un amigo quiteño. Me dijo: "es que para Uds. la noción de gobierno es lejana, y aparte, Guayaquil en general, tiene hoy en día mejores condiciones de vida promedio que el resto del país".

Y Uds. que dicen, ¿ahora qué?

|

jueves, abril 21, 2005

Y me sale lo guayaco

En innumerables medios durante ésta última semana se ha ponderado la valentía y berraquera del pueblo quiteño para tumbar, por tercera ocasión, a un presidente electo. Bien por Quito y el Ecuador. Aunque no estuve de acuerdo con la caída del simiócrata® (y mis razones las expuse en mi post "No"), me he sumado a los reconocimientos.

Lo que me parece por demás fuera de lugar y tirado de los cabellos es que, en contraste, se nos tilde a los guayaquileños de cobardes y cómodos. Eso es lo que he leído por ahí, en un par de mails recibidos, en alguna conversación sostenida y en uno que otro comentario en la blogosfera nacional. Y no contentos con ello, se nos tacha de ladrones también. Leí en un mail que "el heroico pueblo de Quito había sacado a los corruptos del Gobierno, pero quienes saquearon y quemaron al Ministerio de Bienestar Social y la CIESPAL, eran los afuereños que había traído el gobierno de Lucio desde Guayaquil".

Por Dios, hasta cuándo; y nos quedamos tan tranquilos sin alzar siquiera una pequeña vocecita de protesta. Se nos dice cobardes porque no salimos a las calles el 20 de Abril a armar revuelta. ¿Dónde hubiésemos ido? ¿Quién nos hubiera escuchado? El único edificio emblemático del gobierno central que tenemos en Guayaquil es la Gobernación del Guayas, ¿tenía sentido ir a tirarle piedras? ¿Para qué?

No nos olvidemos que fue la Marcha Blanca guayaca la primera voz colectiva de protesta en el país. Fue la llama que encendió clamores similares en el resto del país. Fue Guayaquil la única ciudad que, prestando apoyo solidario a las protestas en Quito, organizó una masiva movilización el Lunes 18 de Abril. Nadie preveía que el régimen cayera el 20. Las revueltas del 20 se dieron gracias a la ineficiencia del ex-Ministro de Educación, que recién suspendió clases a las 7:30, dejando miles de estudiantes quiteños sin nada que hacer y con piedras y molotovs que tirar. Todos vimos en TV que los protagonistas eran muchachos que no tenían edad de votar siquiera.

Cada vez más me convenzo que la única salida institucional seria para la crisis política actual y las que vendrán en el futuro (porque tendrán que pasar generaciones para que el pueblo ecuatoriano en su totalidad aprenda a votar bien) son las autonomías regionales; no sólo la que reclama Guayaquil, sino también las que reclaman otras regiones, e incluso el propio Quito. Sólo imagínenselo: un país con varias regiones económica y políticamente independientes entre sí, donde el Gobierno Central no tenga más que una pequeña representación política, y muy poca injerencia económica y social; donde los asuntos de interés y bienestar para sus ciudadanos sean manejados por quienes están cerca de quienes viven en la región, que cuente hasta con un congreso regional. Acá lo estamos haciendo casi al andar, bastaría sólo que se sumen voluntades de otros lares.

|

miércoles, abril 20, 2005

¿Hasta aquí llegamos?

Esta mañana un amigo quiteño de paso por la ciudad me decía, "Caramba, éste parece otro país, aquí no pasa nada, Quito en cambio está convulsionado". Sonreí, pensando que era una exageración.

Pocas horas después, al mediodía de hoy, recibo un mensaje de otro amigo: que prenda la tele. Lo que veo me parece increíble. Por ratos no sé si lo que miro son imágenes de Irak, Israel o Ecuador...¿es Quito? ¿en serio?

Imágenes ya no de civiles vs. fuerza pública, sino de civiles contra civiles. Cuidadanos contra ciudadanos, desfilan por la pantalla chica. En las imágenes se ve que la mayoría de los manifestantes son chicos que no tendrán siquiera edad para elegir todavía, con una destreza única para devolverles las bombas lacrimógenas a los policías y para lanzarles piedras a "los otros", unos chicos iguales a ellos.

¿Se nos termina la Nación? ¿Se nos acabó la cordura? ¿Se nos terminó la paciencia?
Y sobre todo, ¿vale la pena toda ésta conmoción? ¿Sacaremos alguna lección de todo ésto?


Lo más seguro es que volvamos a cometer los mismos errores cuando mañana nos convoquen a nuevas elecciones.

|

martes, abril 19, 2005

¡Habemus Papam!

Un nuevo Papa acaba de ser elegido en Roma, a las 5:50 pm hora local de Roma, humo blanco y repique de campanas anunciaron la elección del nuevo Papa católico.



Fuente:

CNN

The Washington Post

Actualización 11H47: Joseph Ratzinger, el Cardenal alemán es el nuevo Papa.

|

sábado, abril 16, 2005

No

No estoy de acuerdo. No me parece que sea el camino apropiado para hacerlo. Tenemos que aprender de nuestros errores. Hoy ya el riesgo país subió y lo seguirá haciendo. Al mundo no han salido las estupideces del simiócrata®, pero sí han salido las imágenes de disturbios en el paisito andino...donde una vez más se quiere botar a un presidente, por el cual nosotros mismos votamos hace apenas dos años.

Siempre se deben agotar todos los caminos democráticos y legales para conseguir resultados en el ámbito político, nunca más deberíamos usar la fuerza bruta. Claro, estoy de acuerdo con todo lo que se reclama; lo irónico es que el mismo pueblo que protesta por arbitrariedades, ilegalidades e inconstitucionalidades lo hace usando exactamente los mismos medios que los llevaron a reclamar en primer lugar. Ni Alanis Morrisette lo hubiera cantado mejor. Totalmente irónico, totalmente absurdo: reclamar ilegalidad con ilegalidad.

Sigamos haciendo las cosas así y jamás dejaremos de ser una Banana Republic. Nunca hemos merecido tanto el motecillo como en éste último par de años.

|

jueves, abril 14, 2005

Simón y José

Cuando Simón Bolívar y José de San Martín se encontraron en Guayaquil en 1822, uno de los objetivos de ambos libertadores era de hacer de nuestra América mestiza una sola y única nación. No lo lograron. Intereses y egoísmos de terceros impidieron el sueño de ambos.

Hoy en día, los acuerdos regionales entre naciones, parece que harán ese sueño realidad en el mediano plazo. Sin embargo, para las empresas multinacionales, ese sueño es una realidad de hace por lo menos 10 años. Los negocios de los conglomerados transnacionales derribaron fronteras hace mucho tiempo, demostrando que, cuando hay interés, no existen barreras, ni impositivas, ni legales, ni regulatorias. Todas las transnacionales importantes mantienen casi que un mismo producto en toda América Latina (y digo casi, porque en productos de consumo masivo se hacen los ajustes pertinentes a las costumbres y gustos del país). con lanzamientos simultáneos en casi todos los países.

Lo que hizo Telefónica con su producto Movistar éste mes es un perfecto ejemplo de aquello, y lo hizo de una manera bastante impresionante. Lanzar un producto simultáneamente en 13 países es obra titánica, costosa y que requiere de una planificación supremamente detallada. Sólo el cambiar las marquesinas en todos los antiguos locales de Bellsouth es bastante costoso, no digamos cambiarles hasta los uniformes a los que venden las tarjetitas en los semáforos. Veo que exactamente el mismo comercial que está al aire en Ecuador (al margen de si sea bueno o no), está al aire en el resto de Sudamérica, acción comprobable gracias al cable.

Bien Movistar, buen trabajo. Ahora sólo les falta complementarlo con un buen servicio, e ir más allá del maquillaje externo. ¿Podrán?


|

domingo, abril 10, 2005

El bueno, El Malo y El Peor

Probablemente han visto alguna vez éste programa de la BBC que transmite People & Arts. Una persona que necesita asistencia profesional (en cualquier ámbito) debe escoger entre las tres opciones que le ofrece el programa: uno de ellos es un verdadero especialista en la materia en cuestión, generalmente el mejor que se pudiese encontrar para la tarea asignada, con muchísimos años de experiencia comprobada y con un nivel de profesionalismo envidiable, éste es "El Bueno"; otro, es alguien que algo ha hecho alguna vez en el campo que se necesita, o que simplemente ofrece los servicios deseados, pero es realmente mediocre en su trabajo, éste es "El Malo"; el tercero es alguien que no tiene ni la menor idea de lo que se necesita y jamás en su vida ha hecho ningún trabajo ni remotamente relacionado con lo que el interesado necesita hacer. El truco es que los tres tienen que presentarse ante el "contratante" y ofrecer sus servicios. El bueno siempre tiende a decir la verdad, el malo y el peor siempre mienten descaradamente. Todos, tienen que hacerle creer al cliente que ellos son los mejores, el objetivo de los tres es lograr que los contraten.

Lo que no deja de asombrarme cada vez que veo el programa, es que el cliente JAMÁS elige al mejor, al Bueno. El Bueno siempre dice la verdad, pone límites, establece prioridades, esclarece oportunidades, ofrece un panorama real de los logros que se pueden alcanzar. Esto jamás les gusta a los clientes, siempre creen que éste les está mintiendo, y que al fin y al cabo no deben de ser tan buenos, porque no ofrecen grandes cosas. El Malo y el Peor siempre exageran todo, ofrecen todo, pintan todo color de rosa, nada es imposible con ellos; el cliente, en el 80'% de los casos, elige al Peor (el que más miente), y el resto de las veces, al Malo (el que habla maravillas, pero a la hora de la verdad no puede cumplir con nada). Al final del programa, cuando el cliente obtiene (o no) lo que necesitaba, se les revela la verdad de a quién eligieron. Las caras de los participantes cuando se enteran son una verdadera tragicomedia televisiva.

El paralelismo que podemos trazar con la política y el destino de nuestro país es realmente patético. Siempre, desde la vuelta del Ecuador a la democracia, hemos elegido ya sea al Malo o al Peor (con, creo, la única salvedad de Sixto). Nos entusiasmamos por cualquier miserable que se nos plante en los medios a ofrecernos maravillas y a mentirnos descaradamente. Siempre, en los últimos 25 años, la "mayoría" ha creído fielmente que ha elegido al mejor hombre para el trabajo; siempre, ha bastado un simple mes para que se den cuenta del error cometido, cuando ya es demasiado tarde. Durante los últimos 5 períodos presidenciales, hemos querido corregir el error botando al monigote que tiene turno en Carondelet, y reemplazarlo con otro que resulta tibio en su accionar y se dedica a esperar nada más a que pase su período, sin querer ensuciarse mucho políticamente para que sus posibilidades políticas futuras (jaja) no se vean truncas.

Esos errores hasta ahora, de nada nos han servido. Seguimos sentando monigotes en Carondelet. Yo soy de las que opinan que por mucho que nos duela, y por larga que nos parezca la condena de dos años más con el mentiroso, incoherente e incapaz, tendremos que calárnoslo. Creo que es la única vía que nos queda para que la gente aprenda a elegir de una vez y por todas.

|

domingo, abril 03, 2005

Adiós Karol

1985. No recuerdo bien el mes, creo que eran los primeros del año porque hacía muchísimo calor. Fuimos a la Alborada, a una gran explanada, vacía, frente a donde había una cruz. Decían que ahí iban a construir una iglesia y que el Papa iba a bendecir el sitio y a encontrarse con la gente. Fuimos en la mañana. Llegamos cuando había todavía poca gente, supongo porque era temprano todavía. Nos sentamos bastante cerca de la cruz, habían grupos dispersos aquí y allá. Grupos familiares, chicos de colegios y universidades. Nos sentamos en el suelo, a esperar. Esperamos. Lo hicimos largo tiempo. El sitio con el transcurso de las horas se iba llenando cada vez más de gente. Recuerdo que me decían que beba muy poca agua, porque no había ningún baño cerca, así que casi no bebí ni comí nada durante el día. La memoria me traiciona, no sé cuánto tiempo estuvimos ahí, pero fueron muchísimas horas. Pasamos el tremendo sol del mediodía, a esa hora ya el sitio estaba repleto y sentíamos que nos desvanecíamos. Vino, como mandado del cielo, un enorme (al menos así lo veía yo) carro bomba del BCBG, se plantó delante de la multitud, desplegó su escalera telescópica y desde el tope de la misma comenzó a manar agua a borbotones. El chapuzón lo recibimos como una bendición del cielo, el calor arreciaba, la multitud era enorme, estábamos tan apretados como buseta en hora pico. El chapuzón nos empapó a todos hasta los huesos, pero fue una sensación de alivio increíble.

El tiempo seguía su camino, los grupos hace rato que habían hecho amistad entre sí. Algunos tocaban guitarras, practicaban la canción "Un millón de amigos", que decían era la favorita de Juan Pablo. Seguían pasando las horas. Finalmente, alrededor de las ¿6? de la tarde apareció un helicóptero, la multitud entró en estado de cuasi histeria, como que si quien iba a aparecer era una estrella de rock. En la tarima, me parece recordar, ya lo estaban esperando Bernardino Echeverría, León y su esposa María Eugenia. Apareció. Una figura blanca, blanquísima, un rostro sonrosado y muy sonriente, bendiciones a la multitud, gestos de abrazos a la distancia. Comenzó a hablar. No recuerdo nada de lo que dijo, recuerdo la sensación de completo embelesamiento. Karol tenía un carisma tremendo e innegable, nos tenía comiendo de su mano con sólo mirarnos, te sentías renovado al escucharlo. El tiempo con su presencia transcurrió, demasiado rápido para nuestro gusto. Se despidió ya cuando era noche. Sentíamos que volábamos entre nubes.

Pocos días después supimos que iba a pasar cerca de casa, por la Ave. 9 de Octubre, en su camino al aeropuerto. Corrimos para alcanzar a verlo de alguna manera. Encontramos excelentes sitios, casi vacíos, en la esquina de 9 de Octubre y Tulcán, justo a tiempo para verlo pasar, muy muy cerquita en su Papamóvil. Tan cerca, que de no haber estado protegido por el plexiglás, lo hubiésemos podido tocar. Nos vió, nos sonrió. Era hombre de sonrisa fácil y franca. ¡Dios! ¡Qué presencia que imponía! Era una persona hermosa, pero no con una belleza sexual, sino con la belleza de un alma limpia, parecía que un aura lo rodeaba, todo se iluminaba a su paso, tenía la belleza de la bondad profunda.

Adiós Karol. Hiciste mucho por el mundo y el mundo te extrañará. Pusiste ejemplo de dignidad para vivir y dignidad para morir. Descansa en paz.

|